Publicado el 15/06/2021

Meditación: Ekāgratā, cómo encauzar los pensamientos

La profesora de Yoga, Marianela Ribolzi, nos explica el término Ekāgratā, y nos cuenta la importancia de poder dirigir nuestros pensamientos hacia un foco, para lograr aquietar la mente.

Ekāgratā

Este término sánscrito refiere a lo “unidireccional” o “resuelto“. Es un enfoque de un solo punto y la búsqueda de un solo asunto, concentración sin perturbaciones y atención absoluta. En el yoga es conocido su dominio lográndose a través de la práctica constante de la meditación.

Por medio de esta facultad, el practicante puede eliminar todas las distracciones de su conciencia, y, por tanto, ayuda a mantener la mente tranquila y enraizada, logrando así mismo aquietar las oscilaciones de la mente. Este concepto proviene de la palabra raíz sánscrita, eka, que significa “uno“, y agra, que significa “proceder“.

Según Patanjali, el yoga comienza con ekāgratā (mente concentrada) y concluye con la mente controlada. La diferencia entre estos dos estados es que mientras en ekāgratā la mente depende de un objeto de concentración, en el estado completamente controlado la mente no depende de nada.

Para lograr estos estados los movimientos de la mente deben ser silenciados. De ahí, que una de las definiciones del yoga más conocidas sea que el yoga nos proporciona una herramienta eficaz para silenciar los torbellinos de la mente.

Es asi que cuando se logra cierto equilibrio en nuestra mente todo comienza a cobrar sentido. Las cualidades de Tamas y Rajas se equilibran y desaparece su influencia sobre la conciencia, y Satwa tiene libre expresión. De esta forma la mente logra adquirir la facultad de focalizarse en un punto y nacen los estados meditativos propiamente dichos. Kundalini comienza a irradiar toda la energía ascendiendo hacia los chakras superiores.

Por otro lado, Patanjali destaca la importancia de la práctica continua de métodos prescritos para obtener ekāgratā, el estado de la mente meditativa libre de atención desviada explicando:

La intención en un solo punto (ekāgratā) del principio de pensamiento da lugar al equilibrio de estados plácidos (impresiones acumuladas previamente) y estados excitados (deseo presente de obtener más conocimiento), que son modificaciones de la mente. Estos dos estados mentales permanecen sin cambios y son llevados al estado de quietud.

En este estado hay claridad y dirección correcta. Como decíamos, el yoga comienza con ekāgratā y culmina en una conciencia libre de movimiento. Si se pierde, se pierde todo el poder de la intención de lograr los objetivos a alcanzar. Las dudas, los miedos y los pensamientos reactivos rompen y difunden la energía de las intenciones. Ekāgratā ayuda a mantener la mente fija y quieta.

Este concepto nos invita a profundizar en la capacidad de concentrarnos desarrollando el Dharana, entendiendo que la conciencia no es la mente sino solo una de sus funciones. Aquella que dirige la atención hacia ese punto para que toda nuestra energía pueda anclarse hacia esa dirección, llenando de sentido nuestra practica de yoga.  

.

.

Seguila a Marianela en su cuenta de INSTAGRAM

.

.


Para saber más sobre nosotros entrá a luleamindful. Compra tu indumentaria de yoga entrando a nuestra tienda  de ropa de yoga online.

Publicado por Marianela Ribolzi

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0