Publicado el 10/11/2020

Ayurveda: La energía sutil de los alimentos

Anita de la Quintana, explica desde la visión del ayurveda cómo se divide el alimento según su energía sutil.

Absolutamente todo lo que existe en el mundo es energía. Y el alimento no es una excepción. De los alimentos no solo obtenemos los macronutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas) y micronutrientes (vitaminas y minerales), sino también la energía con la que fueron sembrados, cosechados, producidos, procesados, transportados, vendidos, comprados, cocinados y finalmente comidos. Desde el ayurveda se dice que la parte más sutil de lo que comemos, se convierte en nuestra conciencia.

Y en este sentido, es oportuno replantearse qué energía trae el alimento que decidimos comer. Las antiguas escrituras yóguicas dividen al alimento, según su energía sutil en:

Satvicos o puros donde se encuentra la conexión con el universo, la naturaleza, donde se puede ver claramente a Dios.

Rajasicos o estimulante de las pasiones animales.

Tamasicos donde Dios está ausente. Hoy voy a compartirles acerca de estos últimos.

El consumo de animales, en especial de carnes (de cualquier animal) son “alimentos” tamasico. Carecen de energía vital, del prana y almacenan baja vibración como el miedo, sufrimiento, enojo, desesperación, ansiedad. La producción de carne conlleva al hacinamiento, privación de la libertad, maltrato, explotación y finalmente la matanza de estos animales.  Al consumir carne absorbemos también, estas energías.

Somos lo que comemos

En lo personal, recuerdo en mi época carnista, que el enojo era frecuente y la mala gestión de las emociones también. Uno de los primeros cambios que pude notar tras eliminar el consumo de todo tipo de carnes, fue la disminución del enojo junto a la apertura de conciencia de que el alimento que consumía se transformaba en mis pensamientos y en mi accionar.

Otros alimentos tamásicos son aquellos enlatados, refinados, con exceso de conservantes y químicos, recalentados o cocinados en exceso. En otras palabras, alimentos muertos. Son difíciles de digerir y violentan al cuerpo. Lo tamásico produce pérdida del prana e induce a la pesadez, pereza y la mente se llena de emociones oscuras.

Desde esta visión, la alimentación basada en plantas (verduras, frutas, semillas, legumbres, cereales integrales) fresca y natural, sin conservantes y sabores artificiales es una alimentación satvica. Fácil de digerir, proporciona prana, vitalidad, fuerza y resistencia. Está alineada con la biología de nuestro cuerpo y en armonía con el medio ambiente. Son alimentos vivos con energía del sol y nos recuerdan que de la vida viene la vida misma.

La alimentación vegetariana/vegana es una invitación a un cuerpo y alma libre de angustias y ansiedades. Por su pureza, nuestra naturaleza interna se purifica y la mente se vuelve más calma, permitiéndonos expandir nuestra conciencia.  

Como dijo Einstein, “Nada beneficiará tanto la salud humana ni aumentará las posibilidades de supervivencia de la vida en la tierra como la evolución a una alimentación vegetariana”.

Anita De La Quintana

Nutricionista Vegana

Instr. De Yoga Dinamico

Instagram: @anitadlaquintana

.

.

luleå mindful

Creemos que siempre hay una opción, siempre se puede elegir, siempre hay una salida, siempre existe la posibilidad de elegir hacer algo mejor. Tuvimos una visión, queremos mostrártela, queremos que te unas.

Para saber más sobre nosotros entrá a luleamindful. Compra tu ropa técnica de yoga entrando a nuestra tienda  de indumentaria de yoga online.

Publicado por Ana de la Quintana

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0