Publicado el 19/11/2020

¿Cuántas caras tiene una moneda?

La profe de Yoga, Martina García, nos propone observar nuestros lados opuestos como complementarios, y abordar el camino del Yoga desde la integración. ¿Cuántas caras tiene una moneda?.

Las dos caras de la moneda

Nos cuesta mucho entendernos como seres complejos, contradictorios, cambiantes. Quizás de tanto aprender mediante cuentos e historias sobre las dos caras de la moneda: el lado bueno y el lado malo, estamos siempre en la búsqueda de esa totalidad impoluta y uniforme. Somos una cosa. Soy así.

Todo está categorizado, muy adentro lo seleccionamos, bueno o malo. Quiero ser buena persona, íntegra. Sentir sólo emociones catalogadas positivamente. Está mal sentir celos. Mal sentir odio. Está mal sentir orgullo. El orgullo es malo, el Ego camina detrás con el pecho inflado. No, no y no. El camino del yoga es alejarme, despegarme de ese Ego que todo lo quiere gobernar. No debo sentir esto. No debo.

Pero si te digo que te relajes, que inspires profundo, que dejes ir tus pensamientos pero no te detengas en ninguno. Que simplemente observes y te dejes caer en las profundidades de tu ser. Y ahora, en ese estado te pregunto:

¿Cuántas caras tiene una moneda?

¿Estás seguro que sólo tiene dos?

¿Qué pasa si te digo que tiene tres lados? Una cara, la opuesta, y el borde que une ambas caras.

Integrar los opuestos

Hacemos tanto foco y pasamos tanto tiempo tratando de diferenciar ambos lados de la moneda, que muchas veces olvidamos que la integración de ambos opuestos es lo que mejor nos define.

En las buenas películas, cuando un protagonista logra integrar su lado oscuro, es cuando verdaderamente crece y avanza en la trama pudiendo llegar a un desenlace significativo. Uno de esos que miramos y decimos “qué buen final”. Sin saberlo estamos siendo partícipes de una de las tareas más difíciles pero más enriquecedoras de la vida: la integración de las dos caras del protagonista. No es menor reconocer el punto en donde ambas caras se tocan, entender que la existencia de una depende si o si de la existencia de la otra y del borde que las une y las contiene. No es menor aceptar lo que no queremos ni saber que existe. es liberarse

Reconocerse es liberarse

Negar el lado que menos nos gusta no nos permite reconocernos verdaderamente. Pero cuando lo hacemos hay algo muy profundo que se libera. Esa liberación viene con un poco de dolor, sí, pero ¿acaso existe algo mejor que la liberación?.

En dicho estado la mente afloja el rol de “juzgadora compulsiva“, y permite reconocer sentimientos y comportamientos más genuinos. Entendemos mejor al otro, los diferentes puntos de vista, las diferentes creencias. Podemos integrar a todas dentro de una misma realidad profunda y genuinamente y, por ende, nos entendemos mejor a nosotros mismos.

Por lo que si ahondamos en este pensamiento no existirían estos opuestos como tal. Serían algo así como opuestos aparentes, puesto que ambos se complementan y le dan identidad a algo mucho mayor, mucho más profundo. ¿Es que es tan raro sentir, por ejemplo, dos emociones completamente opuestas al mismo tiempo?. No, solo que desde chicos entrenamos a nuestra mente para ver, sentir y entender desde la dualidad. 

Somos energía

¿Qué pasaría entonces si le diéramos rienda suelta a las emociones y afináramos la antena de la percepción?. Quizás los matices serían tanto más ricos y complejos que nos permitiría presenciar otra realidad. Una realidad en donde entendemos que ambas partes, y la tercera que las une o contiene, están, muy en el fondo, hechos de los mismo: energía.

Y aquí entra nuevamente la tendencia que tenemos a identificarnos más con la materia que con la energía. Quizás porque sentimos que es más simple. Queremos ser simples y entendernos a nosotros, a los demás y a todo lo que nos rodea así, de una forma simple. Pero quizás, si dejamos de querer identificarnos con lo material, con lo simple, veríamos que somos capaces de disolver nuestras limitaciones y expandirnos a otros niveles de consciencia. Más complejos, más profundos y más semejantes a esto que somos. ¿Qué somos?

.

Seguila a Mar García en su cuenta de INSTAGRAM

.

.

Para saber más sobre nosotros entrá a luleamindful. Compra tu indumentaria de yoga entrando a nuestra tienda  de ropa de yoga online.

Publicado por Martina García

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0