Publicado el 07/01/2021

Discernimiento: el fruto de tu práctica


La profe de Yoga, Martina García, nos habla desde su experiencia con el ahstanga vinyasa yoga: Discernimiento, el fruto de tu práctica.

A lo largo de esto años, practiqué diferentes estilos de Yoga. Cada estilo es único y me enseñó desde un lugar distinto. Hasta que encontré el Ashtanga.

El Ashtanga Yoga no era como los demás estilos. Este tipo de Yoga estaba diseñado específicamente para mi. O eso sentía. Lo encontré. Encontré algo muy mío. Es tan mío que no puedo creer que exista y que exista desde hace años y años.

¿Cómo puedo sentirme tan identificada con esta práctica? ¿Puedo sentirme tan atravesada por esta secuencia de movimientos? ¿Cómo puede ser que al estudiar los textos sagrados de la India en los cuales se basan las prácticas físicas, pensamientos tan profundos que no sabía ni cómo comunicar, pero que siempre estuvieron ahí, dentro mío, estén siendo tan bien expresados? ¿Por qué leo la filosofía y siento que conozco esta información?.

Transformación y observación

El Ashtanga absorbió mi vida y todo cambió. Cambiaron mis vínculos, mis hábitos y mis prioridades. Y empecé a conocer otra gente. Gente que sentía lo mismo que yo. Somos varios que sentimos exactamente lo mismo. Empecé a observar de cerca mis nuevos vínculos y mis pensamientos.

De a poco, a lo largo de los años, pude empezar a trazar una línea, un patrón. Empecé a ver que muchas personalidades que sentían esta especie de amor profundo por el Ashtanga tenían aspectos muy parecidos a mi personalidad.

Exigentes, activos, determinados, con tendencia a algún tipo de adicción, intensos, pasionales, físicos, competitivos, apasionados por los retos, a todo o nada, all in. Ver las series como algo a conquistar y superar, alegrarse cuando nos dan una nueva postura, exitarnos cuando por fin pasamos a la segunda serie, palpitaciones cuando llegamos a Kapotasana. Pedir al cuerpo más de lo que puede. ¿Más de lo que puede? Nah, si tan solo tuviera un poco más de elongación en mis isquiotibiales; si tan solo tuviera la cadera más abierta para pasarme más fácil la pierna detrás de la cabeza.

Ejercicios para abrir las caderas. Ejercicios por fuera del mat. Videos de cómo lograr entrar en la postura. Momento. Estoy perdiendo el eje. Dejando que todo esto que reconozco en estos nuevos vínculos se exacerbe. Estoy usando la práctica para competir conmigo misma. Para superarme. yo

¿Qué estoy haciendo? Entendí todo mal. 

Años y años practicando para darme cuenta que arrastré a la práctica patrones de mi vida cotidiana y los exacerbé. Acá les doy de comer. Pero acá es peor. Porque acá está todo validado. Acá todo está avalado por ser sano, acá estoy haciendo Yoga.

A veces tenemos la suerte de darnos cuenta de las cosas sin tener que aprenderlas de una forma dura. Otras, solo nos queda la forma dura. Ver como una persona cercana casi pierde la movilidad en las piernas; todo lo que tiene que hacer para recuperar el caminar… y yo forzando mi cuerpo siempre a más, no valorando con suficiente amor todo lo que este cuerpo ya hace por mi.

Con solo mirar mi cuerpo veo abundancia ahora. Tengo dos piernas. Puedo caminar y puedo correr y puedo practicar asanas. Tengo una columna que me permite estar erguida, me permite plegarme, estirarme, torcerme. Tengo tanto que agradecer, tanto que mirando la forma en la que siempre practiqué desde el Ashtanga me doy vergüenza.

No estaba celebrando mi cuerpo.

No estaba honrando todo lo que ya tengo.

Estaba en búsqueda de algo más.

Me perdono. Estoy aprendiendo, y ésta, también es una lección. 

Y en vez de darme con un caño, observo con amor lo aprendido y me doy cuenta que todo este discernimiento es también fruto de esta práctica. Haber podido ver este comportamiento, reconocerlo y ver el aprendizaje de todo esto, es fruto de esta práctica. Sentir la abundancia que soy y que me rodea, es también fruto de esta práctica.

Honro esta práctica, que me sigue enseñando cosas, aún cuando no se que lo está haciendo.

.

Seguila a Mar García en su cuenta de INSTAGRAM

.

.

Para saber más sobre nosotros entrá a luleamindful. Compra tu indumentaria de yoga entrando a nuestra tienda  de ropa de yoga online

Publicado por Martina García

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0