Publicado el 22/07/2021

El encuentro con la vida: Respirar

Respirar y encontrarse con la sensación de expansión y condensación. Para darle movimiento a tejidos, estructuras y órganos. Respirar como el principio de volvernos flexibles.

Respirar, es una función natural de les seres vivos, explorar una función inconsciente para hacerla consciente, ver los patrones de cómo lo hacemos y la posibilidad de encontrar una forma de respirar generosa es un camino hacia una mayor vitalidad.

Les pregunto: ¿Se han encontrado en algunos momentos dejando de respirar? Haciendo una apnea inconsciente o respirando de forma entrecortada, incluso experimentar una sensación de asfixia. Pueden registrar si esos momentos fueron por acciones que realizaron con esfuerzo, situaciones incómodas a las que se tuvieron que enfrentar, o el estrés?.

Estas preguntas van desde un lugar de auto- observación para indagar en los patrones que realizan cuando la respiración se vuelve entrecortada, es importante observarlos y darse cuenta del accionar para encontrar nuevos caminos en el hacer que propicien comodidad, profundidad y conexión con la respiración.

Voy a dejarles un par de prácticas que pueden ayudarles a registrar esos patrones y a mejorar la capacidad respiratoria. 

Respirar a través de la tierra

Acostade en savasana, observa los puntos de apoyo que encuentras en el suelo, la calidad con la que dejas que tu cuerpo descanse en la gravedad. Vas a imaginar que la tierra respira por debajo de ti, cuando exhales la tierra inhala expandiéndose hacia ti, y cuando inhales la tierra va a exhalar, vaciandose por debajo de ti. A medida que entres en la imagen puedes observar cómo viaja el aire por las fosas nasales, cómo percibes la temperatura del aire cuando entra y cuando sale de tu cuerpo, qué movimientos realiza tu cuerpo cuando respiras, siempre volviendo a la imagen- sensación de la tierra.  A través de esta práctica vamos despertando la sensopercepción, que es la capacidad de sentirnos e interpretarlo. 

Direccionar la atención

Vas a tomar una bolsita de semillas o algo similar que tengas,  ubícala en la zona de tu bajo vientre, primero deja que el peso y el volumen de la bolsa entre hacia tu vientre. Suave en tu próxima inhalación, llevando el aire hacia el vientre, expande los tejidos y sin hacer fuerza, eleva un poco la bolsa desde tu vientre. En la exhalación vacíate por completo para que el peso de la bolsa vuelva a entrar hacia vos. Puedes repetirlo cuatro veces, luego esto mismo lo vas a hacer llevando la bolsa hacia tu abdomen y por último hacia tu pecho. Observa cómo en cada lugar la respuesta de los tejidos es diferente, y en donde se hace más fácil elevar la bolsita o dejarla entrar y en donde se hace más difícil. Es esta práctica estamos prestando especial atención al diafragma abdominal y al diafragma del suelo pélvico.

Respirar para abrir espacios 

Imagina que tienes un globo en el lado derecho de tu tronco. Puedes imaginarlo del color o con la textura que gustes y que te devuelva una sensación blanda y elástica. Vas a comenzar a inflar el globo en cada inhalación hacia tu clavícula derecha. Observa como es la llegada y si se puede mover un poco la estructura, una vez hayas inflado el globo un par de veces hacia la clavícula, vas a inflar el globo hacia la columna vertebral y el esternón. Observa como es la llegada del globo y si ambas estructuras pueden hacer una especie de “pancita” hacia el lado izquierdo.

Luego vas a comenzar a inflar el globo hacia tu costilla derecha, suave permite que cada costilla vaya ganando espacio en el momento de la inhalación. Tras varias repeticiones vas a inflar el globo hacia el lado derecho de tu pubis, observa cómo el globo se alarga en cada inhalación y en cada exhalación se vacía.

Por último vas a inflar el globo hacia el lado derecho de tu espalda. Es posible que al inflarlo tu atrás gane más puntos de apoyo y que la relación con el suelo se vaya tornando más blanda. 

Respira un par de veces inflando el globo hacia todas las direcciones, escuchando como el cuerpo escoge el momento en que cada espacio tenga su momento de expansión para luego vaciarse. Registra como respira todo tu lado derecho, la calidad que tiene, como se apoya ese lado en el suelo. Cuando estés liste puedes comenzar a imaginar el globo del lado izquierdo y realizar todo el recorrido.

Para finalizar

Descansa en tu respiración, observa esos pequeños momentos en los que hay un pequeño vacío, una pausa, suceden justo antes de inhalar y de exhalar. Observa el estado actual y si tu calidad en general cambio. Cómo es tu relación ahora con la respiración y de cuáles patrones pudiste aprender para mejorar. 

Gracias, nos encontramos en breve.

.

Mini Bio

Soy Sara Valentina Sansonetti, estudio y comparto prácticas corporales como el yoga, la danza, la educación somática, y técnicas de contacto manual. Siento y creo que  indagar en el movimiento desde la conciencia es una forma de volver hacia lo natural, sensible y vital.

Podes comunicarte conmigo a través de la red social  @o_presente o a través del correo electrónico ssansonettivalen@gmail.com

.


Para saber más sobre nosotros entrá a luleamindful. Compra tu indumentaria de yoga entrando a nuestra tienda  de ropa de yoga online.

Publicado por Sara Sansonetti

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0