Publicado el 07/05/2020

Explorando estilos: Yin Yoga según Agus Iwan

Existen muchos estilos de yoga pero, cómo encontrar el adecuado para mi?

Agus Iwan, profesora de 14/7 Vinyasa Yoga en luleamothership, nos cuenta en primera persona su experiencia con el Yin Yoga.

 

La primera vez que hice Yin Yoga, lloré toda la práctica. Mirándolo en retrospectiva se me habían juntado un montón de cosas y de sentimientos. Yo venía de estar viviendo un año en Uganda (África del Este) trabajando  como coordinadora de una ONG, muchas experiencias muy fuertes sumado a una ruptura amorosa y todo eso se expresó y se abrió en mi primera práctica Yin.

Cuando terminé dije: ´´Wow! ¿Qué es esto que acabo de experimentar? ´´

Y ahí arrancó este amor por el Yin Yoga que sigue hasta el día de hoy.

La práctica Yin consiste en unas pocas posturas de piso que se mantienen entre 3 y 5 minutos. Es pasiva a nivel muscular pero eso no le quita su intensidad, y cuando terminas la práctica sentís el trabajo en tejidos profundos, ligamentos y articulaciones. Se utilizan distintos elementos para poder focalizar una zona de trabajo y distender otras partes de nuestro cuerpo.

Yin nos invita a aprender a soltar y a sumergirnos en las profundidades de nuestro ser. A su vez nos desafía a trascender esos momentos o posturas que nos generan un poco de incomodidad, física o mental.  Es una oportunidad para animarnos a parar un poquito. Vivimos en una sociedad donde siempre hay que estar productivo, conectado, haciendo. En la quietud podemos ver cómo estamos, quienes somos, abrazar esos aspectos positivos y los que no nos gustan tanto.

La permanencia es también la que vuelve a la práctica meditativa. A mí me resultaba difícil sentarme a meditar, mi mente inquieta tenía (y tiene) tendencia a dispersarse. Y además, sinceramente, me aburría. Con la práctica Yin encontré mi momento para eso.

 

Destaco además otros aspectos positivos de esta práctica:

 

  1. Es apta para todos. Desde quien nunca practicó yoga hasta deportistas de alto rendimiento. He tenido alumnos adolescentes con sus padres y no hay límite de edad.
  2. Es complementaria a cualquier otro estilo de yoga más dinámico (yang). Yin en mi vida suma a mi práctica diaria de Vinyasa.
  3. Si bien yo vengo a traer una secuencia de posturas, quien asume el compromiso y la valentía de profundizar en su ser, es cada uno de ustedes que se sienta en el mat. Es apropiarse del deseo de sanación y no traerle a un otro que cure, sane, o vea por mí.
  4. En consonancia con la medicina tradicional china se trabaja en armonía con las estaciones y elementos del año. Es orgánico con los ritmos de la naturaleza.

 

Cuando llegué a Mar del Plata en el verano del 2019 muy pocas personas habían escuchado de esta práctica y no había nadie que impartiera Yin. Con paciencia y perseverancia, y gracias a 14.7 Vinyasa que me dio el lugar y la confianza, el espacio comenzó a llenarse de practicantes.

Hoy en día, bajo el desafío de la virtualidad, es mi mayor deseo que esta práctica se siga expandiendo porque es sanación para el cuerpo, la mente y el alma.

 

 

Agus Iwan

Profe de Yin y Vinyasa

Becaria de CONICET en ciencias ambientales

Parte del equipo de @kula.earth

 


 

luleå mindful

Creemos que siempre hay una opción, siempre se puede elegir, siempre hay una salida, siempre existe la posibilidad de elegir hacer algo mejor. Tuvimos una visión, queremos mostrártela, queremos que te unas.

Para saber más sobre nosotros entrá a luleamindful. Compra tu ropa técnica de yoga entrando a nuestra tienda  de indumetaria de yoga online.

 

 

 

 

 

 

 

Publicado por luleå

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0