Publicado el 10/06/2020

Iniciarse en el mindfulness: la práctica informal

La profe de Ashtanga y Hatha Yoga, Azu Campi, nos guía sobre cómo iniciarnos en la práctica de mindfulness.

 

Para iniciarse en el mindfulness es importante poder diferenciar entre la práctica formal y la informal. La práctica formal es aquella a la que dedicamos un determinado momento del día exclusivamente a la acción de meditar, en cambio la informal puede incluso llevarse a cabo mientras nos dedicamos a nuestros quehaceres diarios. Ambas son de gran importancia y se nutren entre sí. ¿Qué nos dice esto? Que podemos practicar en todo momento, lo cual es un muy buen punto a favor para intentar llevarlo a cabo.

 

La práctica informal

Hoy les quiero hablar un poco de la práctica informal, la más sencilla y más amigable ¿Alguna vez te sentaste a meditar, o quisiste hacerlo pero sentís que es algo muy lejano para vos?

Bueno, que te pase eso es lo más normal del mundo. Es más, te diría que nuestra mente está diseñada para boicotear ese encuentro con vos mismo. De lo contrario, ¿en dónde habría lugar para la mente?. Esa es su manera de protegerse y resguardar su “reinado”.

Nuestra tarea debe ser, entonces, comenzar a observar nuestra propia mente, prestar atención a los pensamientos que tenemos, las conversaciones mentales. Escuchar esos procesos, y preguntarnos por un instante: ¿soy lo que pienso?, ¿soy mis pensamientos?. Si yo puedo observar lo que pienso y verme desde afuera, entonces dejo de ser mis pensamientos?. Y para profundizar podríamos preguntarnos: ¿En este observar aparece algo más? ¿encontramos una presencia observadora?. Vale aclarar que no hay respuesta correcta o incorrecta, solo ver con qué nos encontramos en el intento.

 

Cómo comenzar

Podemos arrancar con la práctica informal desde el mismo momento en el que abrimos los ojos al despertar. Lo primero que me propongo es observar por un instante qué pensamientos aparecen en la mente. Por lo general tendrán que ver cosas que tenemos que hacer en el día, con preocupaciones acerca del futuro o el pasado, trabajo, la casa, los chicos, la familia… ¡STOP! Una vez que tomamos conciencia de ello, respiramos tres veces bien profundo y sentimos cómo está nuestro cuerpo, luego repetimos mentalmente “Soy pleno, Soy feliz” o alguna frase benevolente que nos inspire y proponga paz. Comenzar el día con alguna frase positiva que te permita cambiar la frecuencia con la que amanecés es de gran ayuda y gran amor para iniciar un nuevo día de vida.

Una de las primeras cosas que hacemos al levantarnos es ir al baño. Vale la pena reflexionar acerca de lo que pasa en un momento tan sencillo como ese. Por ejemplo, una de las cosas que más me gusta hacer es lavarme los dientes, por mas tonto que suene. En mi casa me burlan porque a veces salgo diciendo, ¡¡Amo lavarme los dientes!!! -Mamá loca- dicen mis mellis, pero ahora ellos también disfrutan de hacerlo.

Les propongo hacer esto la próxima vez, abran la canilla y vean como sale el agua de ella, observen su color, su sonido y agradezcan. Con solo girar el grifo sale agua cual magia, una de las tantas cosas que damos por sentado sin darnos cuenta. Ahora con ese grado de conciencia que obtuve a través de la gratitud, disfruten de lavar su rostro, sientan el contacto del agua con la piel, es realmente hermoso. Luego agarren el cepillo y la pasta de dientes o lo que usen y observen, que movimientos hacen, que sabores hay en su boca, toda la atención está concentrada en ese momento. Después me cuentan cómo les fue. Seguro que la pasaran de maravilla. Y si salen pensando amo lavarme los dientes, por favor háganmelo saber.

Ahora viene la parte del desayuno, mi encuentro con el primer alimento luego de varias horas sin comer. Decidir qué es lo que voy a desayunar, y cómo lo voy a preparar. Lo ideal es hacerlo sin apuro, sin distracciones, sin celulares ni pantallas para poder conectar con el alimento, con su preparación, para poder sentir sus sabores y texturas. Si compartís el desayuno con alguien más también debes ser consciente de ello y disfrutar el momento juntos.

En otro momento de mi vida vivía a las corridas y sentía que no me alcanzaban las horas del día para todo lo que tenía que hacer, hasta que decidí romper con ese patrón de comportamiento y me propuse levantarme mucho más temprano para poder disfrutar del desayuno. Ponía el despertador a las 6, me levantaba sin hacer ruido para no despertar a la manada, lo que me facilitaba el hecho de tener que ser super consciente en mis movimientos para lograr mi objetivo (las mamás sabrán entenderme, ¡los niños tienen radares!).

Me río de tan solo escribirlo porque mi objetivo era desayunar sola en silencio, con poquita luz y destinarme luego unos 20 minutos de lectura. Les juro que fue mi ritual sagrado por mucho tiempo. De esta manera podemos seguir practicando de manera informal durante todo el día, al vestirnos, bañarnos, al trabajar, al escuchar al otro, al jugar con los niños. Los ejemplos pueden ponerlos ustedes mismos ya que serán sus propias guías.

Doy fe de que podemos transformar pequeños momentos y quehaceres cotidianos en meditaciones que nos permitan estar presentes en nuestras vidas para vivirlas en paz y de manera genuina y amorosa.

 

 

Mañana es Jueves de #communitytopic

Se trata de un espacio de intercambio en nuestras stories de Instagram, dónde una invitada/o comparte su experiencia sobre temas de interés para nuestra querida #comunidadlulea

Mañana recibimos a Azul Campi para conversar sobre cómo iniciarse en el mindfulness

No te pierdas las stories de este jueves especial y aprovechá para preguntar y aportar lo que quieras!

Seguimos cuidándonos y acompañándonos, cada cual desde su pero siempre conectadxs

Namasté

 


 

luleå mindful

Creemos que siempre hay una opción, siempre se puede elegir, siempre hay una salida, siempre existe la posibilidad de elegir hacer algo mejor. Tuvimos una visión, queremos mostrártela, queremos que te unas.

Para saber más sobre nosotros entrá a luleamindful. Compra tu ropa técnica de yoga entrando a nuestra tienda  de indumetaria de yoga online.

 

 

 

 

 

 

 

Publicado por Azu Campi

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0