Publicado el 21/04/2021

La mente y la flexibilidad

La profe de yoga, Denise Roales, nos propone pensar la flexibilidad como la verdadera fortaleza de la mente, y nos brinda algunos ejercicios para observarla.

“La flexibilidad que ganamos en asana es el símbolo vivo de la flexibilidad que ganamos en relación con los problemas y desafíos de la vida”

– B. K. S. lyengar

La mente y la flexibilidad 

Muchas personas al pensar en el yoga tienen la creencia que para realizar la práctica de asanas, es necesario contar con un cuerpo flexible. Pero si bien esto puede resultar de gran ayuda, la flexibilidad no es algo indispensable, ya que ella se va adquiriendo a medida que se avance en la práctica. 

Lo importante es tener claro qué buscamos cuando realizamos una práctica de yoga: no exigirnos, sino poder disfrutar del proceso del interno. Para lograrlo, contamos con recursos tales como las respiración consciente, la concentración, la permanencia en las posturas, entre otros. Es fundamental el estar presentes mentalmente en el aquí y ahora, y observárnos internamente. Conectar con nosotros mismos, y permitirnos conectar con las emociones que pudieran surgir, ya que ellas, cómo que las tensiones, también nos están mostrando dónde puede que estemos generando algún bloqueo. 

Muchos creen que la flexibilidad es una cualidad propia del cuerpo, cuando en realidad olvidan que somos más que eso. Somos a su vez mente y espíritu.

En la medida que podamos tener una mente más flexible, más relajado se encontrará nuestro cuerpo, y cuanta mayor rigidez mental tengamos más tenso y estresado estará, ya que el cuerpo sigue los dictados de la mente. 

Ejercicio para sumarle flexibilidad a nuestras piernas

Para hacer este ejercicio nos ponemos de pie en Tadasana (postura de montaña). Damos un paso hacia delante con el pie izquierdo y dejamos apoyado sólo el talón, elevando la punta del pie. Colocamos ambas manos en las crestas de las caderas, en forma de jarra, y de a poco flexionamos la pierna derecha, quedando la pierna izquierda extendida, y ambos muslos en paralelo. 

Mientras continuamos flexionando el torso, manteniendo la columna derecha al bajar sin ahuecar el pecho, elevando lentamente los isquiones hacia el cielo durante la exhalación, y mantenemos esta postura durante 5 respiraciones profundas. En cada exhalación que hacemos nos dejamos llevar un poco más en el estiramiento, dentro de lo que nos permita nuestra flexibilidad en ese momento. Luego repetimos con el otro pie.

BIO

Mi nombre es Denise Verónica Roales, además de profe de yoga y yogui, activo por los derechos de los animales. Mi primer acercamiento con esta bella práctica y filosofía de vida, fue desde muy chica, a mis 5 años, que luego por distintas circunstancia durante mi niñez no pude continuar, sino  recién hasta mis 28 años, al estar atravesando por diferentes lecciones en el camino de mi vida, que me llevaron a retomar el contacto con esta hermosa práctica, y luego a capacitarme como profe de yoga clásico y continuar capacitándome con diferentes cursos para mejorar mis enseñanzas, nutriéndome, compartiendo y creciendo juntos en esta bella comunidad mundial. Y encontrándome ahora realizando un curso intensivo de Vinyasa Yoga en Maas Yoga.

.

Seguila a Denise en su cuenta de Instagram

.

.

Para saber más sobre nosotros entrá a luleamindful. Compra tu indumentaria de yoga entrando a nuestra tienda  de ropa de yoga online.

Publicado por Denise Roales

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0