Publicado el 03/12/2020

Los pies, la vida y el Yoga

La profe de Yoga y osteópata, Veka Gay Peluffo, comparte un texto sobre los pies, para realizar los ajustes correctos en nuestra práctica de Yoga, y también para aprender a enraizarnos en la vida.

¿Qué sabemos de nuestros pies?

¿Sabías que nuestros pies tienen 26 huesos de los 206 que tenemos en el cuerpo en total?. Es decir que nuestros pies son un gran complejo articular.
Tarso y metatarso están estructurados en una serie de arcos de los que normalmente conocemos solo uno: El arco medial. Este es el relativamente más elástico porque cuenta con el apoyo suplementario del músculo tibial y el peroneo largo.
Nuestra musculatura plantar, trabaja en conjunto con la de la pierna, por eso es tan importante activar y fortalecer está musculatura, pues es la que sostiene el peso de todo nuestro cuerpo.

Cuando nos enraizamos de manera consciente desde la parte superior del fémur; la pantorrilla y los muslos se tensan suavemente, se activan. Eso crea una especie de tracción, un efecto sopapa en los arcos (PADA BHANDA) que provoca a su vez una expansión en las articulaciones.
El arco medial es uno de los dos arcos longitudinales y el que no debemos dejar que colapse en las posturas de pie.

En Yoga tenemos muchas posturas de pie, y en todas ellos debemos sostener el arco medial para evitar que, por repetición, terminemos modificando los ligamentos (por ejemplo, al dejar el pie en inversión en la postura de loto). Esto genera a largo plazo una debilidad en la sujeción articular y una mala alineación de rodillas y de caderas que a la larga pueden traernos más lesiones.
Los arcos son los amortiguadores naturales para nuestras articulaciones superiores, incluyendo la columna vertebral, pero para ello debemos fortalecer esa musculatura plantar.

Si queres saber cómo es tu pisada, pedí que te saquen una foto posterior, al ras del piso, o mira la suela de tu calzado… allí donde está más desgastado es donde más peso cargas… o utiliza la vieja técnica de pintarte la planta de los pies y pisar una hoja en blanco.

De cualquier modo, intenta caminar descalzo en la arena y en el pasto todo lo que puedas y has ejercicios de fortalecimiento.

…………………….

Los pies son nuestro sostén desde donde se construye nuestra biomecánica.

Si alguna vez observaste una obra en construcción, habrás visto que se hace un pozo donde se colocan unos hierros esa base, es la que dará soporte a la estructura edilicia. Así como las raíces de las plantas y como enraícen en la tierra dará una planta fuerte que soporte vendavales o no.

Nuestros pies, son esa base, de la pisada depende la forma de nuestras piernas, la salud o falta de esta en la articulación de la rodilla, el posicionamiento de la pelvis y la articulación coxofemoral y así podemos seguir.

Por lo tanto, la activación de los arcos longitudinales es fundamental para mejorar nuestra estabilidad; y esto es importantísimo para el equilibrio que, si dejamos de entrenar la musculatura del pie, iremos perdiendo con el paso del tiempo.

Cuando hacemos la acción de enraizamos es todo nuestro cuerpo el que se alarga y se vuelve más ligero. Nuestra cadera y nuestra columna, como el juego del domino donde una pieza que cae hace caer a las demás, recibirá las fuerzas de empuje y se alineará de manera natural, mejorando notablemente nuestra postura.

Enraizar es algo que hacemos desde las cuatro “esquinas del pie”.
Y esto es en absolutamente todas las posturas de pie (aunque también en las de sentados).

Ejercicios simples para relajar la fascia plantar y fortalecerla.

. Con una pelota de tenis, pelota de goma, pelota con pinchos, vara de bambú o rollo de cartón duro.

Coloca el objeto elegido sobre el mat. Mové tu pie hacia adelante y hacia atrás lentamente, percibiendo como se siente. Descubriendo las zonas en las que puede aparecer el dolor. Luego realiza movimientos sobre la línea del arco interno, y luego del arco externo.

También podés realizar movimientos circulares. Realizalo el tiempo que quieras. Si un punto en particular es más doloroso, detén el movimiento y quédate haciendo una presión constante, suave

Antes de terminar, coloca el objeto debajo de tu metatarso y el talón en el piso. Lleva todo el peso de tu cuerpo hacia el metatarso, coloca tu otro pie, al lado o por delante de este. Sostén un par de respiraciones mientras se elonga la zona del talón de Aquiles, soleo y gemelos.

. Con un pedazo de tela liviano.

Juega a intentar “agarrar” el trapo con tu pie. El objetivo no es tanto lograrlo, como si lo es fortalecer la musculatura, cosa que sucede en cada intento. Si te es fácil con una tela, busca un objeto menos maleable que te genere un desafió mayor.

…….

¿Qué pasa con el calzado?

La verdad es que el calzado que usamos y el suelo que pisamos, no ayudan demasiado. Las suelas planas no nos proveen de amortiguación, pero tampoco nos dejan realizar la flexión y extensión plantar con total libertad, así como al mismo tiempo no permiten la expansión de nuestros dedos. Se entiende que, si la forma de nuestro cuerpo es la que conocemos, no tiene demasiada lógica el taco, o la elevación posterior del calzado en general (incluidas las zapatillas).

Sin embargo, caminar mucho en la ciudad, con suelas planas más elásticas, que nos permiten mayor de libertad de movimiento, también puede complicar nuestra columna vertebral porque nuestros pies están diseñados para ser usados directamente sobre las superficies que pisamos, y estas superficies no eran baldosas ni asfalto, sino arena, tierra, pasto, digamos, superficies irregulares que, a su vez, a través del contacto nos permitirán descargar y nutrirnos (de ahí el grounding).

Ahora, si tenemos patologías en la columna vertebral, como hernias discales, o tenemos lesiones en rodillas (cruzados o meniscos) tampoco es recomendable el calzado plano. Pues no tendremos ese extra de amortiguación que precisamos por caminar por superficies planas y duras en lugar de en la naturaleza.

Con esto quiero mostrar, si me permiten, que no hay una regla estricta. Cada caso es particular y es esencial pedir opinión de personas formadas, como un traumatólogo, osteópata e incluso nuestros profes de yoga. Estudiar por nuestra cuenta, averiguar y tomar nuestras propias decisiones basadas en hechos comprobables. Sin extenderme en esto, debo decir que las plantillas muchas veces son necesarias. Pero, tengamos en cuenta que evitan que el cuerpo compense generando nuevas lesiones, pero en si, no resuelven la causa. Solo son un paliativo necesario.

Tomemos lo mejor que la ciencia y las tradiciones ancestrales nos pueden ofrecer para mantenernos saludables.


Veka Healthy Life

I@vekahealthylife

www.vekahealthylife.com

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UClIaLS4g_JKrokya6B5QIzA

.

.


Para saber más sobre nosotros entrá a luleamindful. Compra tu indumentaria de yoga entrando a nuestra tienda  de ropa de yoga online.




Publicado por Veka Healthy Life

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0