Publicado el 31/01/2021

Lxs yoguis también enfermamos

Fio Brignani nos habla de la importancia de dejar fluir nuestras emociones: Lxs yoguis también enfermamos.

Primero bajemos la exigencia, somos humanxs, tranqui también nos podemos sentir mal y eso está bien!. Que el estar más conectadxs, nos ayuda a tener una mejor calidad de vida, si es real. Pero también es real que al tener una mayor percepción del cuerpo, de nuestros pensamientos y acciones, tenemos la vara muy alta. Todo lo que hacemos lo pasamos por un filtro muy fino, y muchas veces nos juega en contra.

Vivimos en el mismo planeta y las situaciones, problemas y pensamientos negativos están presentes. Es un trabajo muuuy cansador salir de ese estado. Reprimir o hacer que no pasa nada también enferma o baja la energía.                                     

NO LA CARETEEMOS! Rompamos esas estructuras y seamos auténticxs.

A continuación te cuento porque no debes tapar tus emociones, de lo contrario estarás enfermando por dentro.

Reprimir emociones no es la solución

Reprimir, no es la solución para que se marchen.

¿Te has planteado, cuántas veces al día, reprimes tus emociones? O por el contrario ¿Te has parado a pensar cómo tus emociones te desbordan intensamente sin control alguno? ¿Sabés qué emoción estás sintiendo ahora mismo? ¿Podrías ponerle nombre?.

Nuestro cuerpo a través de la sensación nos va dando pistas de qué emoción traemos, pero para cada persona una sensación puede estar relacionada con una emoción diferente. Poder prestar atención a nuestras emociones en el momento, nos ayuda a comprendernos mejor, a ponerles nombre y también a poder regularlas posteriormente. O más bien, a dejar que fluyan, para que se auto regulen. 

La represión aprendida de nuestras emociones

Culturalmente nos hemos educado a guiarnos “racionalmente”, bajo el lema “pienso, luego existo”, restando importancia a las emociones. A nivel social, las emociones han sido etiquetadas y estigmatizadas como positivas (alegría, sorpresa, curiosidad), o negativas (dolor, rabia, miedo, tristeza).

Durante muchos años hemos estado bajo esa mirada, y bajo este paradigma. Las emociones eran algo tabú y había que reprimirlas, negarlas, camuflarlas o calmarlas como fuera, para que no se notasen. Expresiones tales como: No llores, sé fuerte, no tengas miedo, ¿te suenan?. A mí mucho.

Las emociones no son negativas de por sí. Pero años después se ha demostrado que las emociones no son buenas ni malas, simplemente son. Así tal cual, son expresiones neutrales de cada uno de nosotros, que ponen en evidencia inevitablemente una necesidad concreta de ser humano.

Evolutivamente, nos han permitido sobrevivir cómo especie. Se expresan a través del cuerpo, de los gestos, de la expresión de la cara, así como de nuestros pensamientos. Las emociones son reacciones instintivas para actuar, ante situaciones y circunstancias diversas.

Las emociones nos brindan la oportunidad para actuar de una forma diferente ante una situación concreta. Nos guían para saber cómo actuar dependiendo de qué situación para facilitar la toma de conciencia de lo que nuestro cuerpo está experimentando. Las emociones nos dan una referencia de lo que nos sucede en un momento determinado, y la energía adecuada para actuar en cada situación.

Cada una de las emociones nos da señales que nos ayudan a prepararnos para responder a diferentes situaciones de nuestra vida. Así por ejemplo:

La rabia podemos saber que alguien ha traspasado nuestros límites.

El dolor nos indica que ha aparecido pena o una herida profunda.

El miedo nos comunica nuestra necesidad de seguridad.

El placer nos ayuda a darnos cuenta de que nuestras necesidades están satisfechas en ese momento.

La tristeza nos pone de manifiesto lo perdido.

La frustración nos expresa que tenemos necesidades no atendidas.

La confusión nos expresa que no estamos claros y que estamos procesando información contradictoria para nosotros mismos.

Pagamos un precio muy alto si reprimimos nuestras emociones, ya que éstas no desaparecen sino que se quedan dentro de nosotros a nivel inconsciente, a punto de surgir con fuerza, ante cualquier oportunidad disponible. Aunque deliberadamente queramos reprimirlas, no va a ser posible, ya que encontrarán su camino de otra forma (rigidez en el cuerpo, insomnio, control, contracturas, ansiedad, confusión, desgaste etc.)

Hay que pensar que la energía, no se destruye sino que se transforma. Entonces, si evitamos expresar la emoción (que es energía pura) se puede transformar incluso en enfermedades de todo tipo.

Cada emoción tiene su propio mensaje e intensidad, y nos ayuda a avanzar hacia el autoconocimiento.

.

Seguila a Fio en su cuenta de INSTAGRAM

.

.

luleå mindful

Creemos que siempre hay una opción, siempre se puede elegir, siempre hay una salida, siempre existe la posibilidad de elegir hacer algo mejor. Tuvimos una visión, queremos mostrártela, queremos que te unas.

Para saber más sobre nosotros entrá a luleamindful. Compra tu ropa técnica de yoga entrando a nuestra tienda  de indumentaria de yoga online.

Publicado por Fio Brignani

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0